berrimes-logo-200

Desde tiempos casi inmemoriables, Licores Berrimes ha venido haciendo a título personal y particular todas las actividades típicas gallegas en lo que se refiere a todo lo relacionado con la uva: recolección de uva en sus viñas, elaboración de vino propio y finalmente la destilación del orujo para obtener el aguardiente.

Inicialmente y hace ya unos cuantos años la destilación del orujo se hacía por un “cañero” ambulante que en la temporada iba de zona en zona instalándose en alguna casa donde destilaba el orujo de los vecinos de la misma en un alambique tradicional.

Licores Berrimes, inmersos en esta tradición gallega y en su afán por aprender y mejorar las técnicas existentes, cuando la figura del “cañero” desaparece y después de haber aprendido la técnica a lo largo de los años, instala una destilería artesanal con grandes mejoras; primero con un alambique tradicional con una división horizontal que facilita la carga

y descarga del orujo y como fuente de calor utiliza el gas, luego, incorpora a estos alambiques mejorados un sistema de volteo con engranajes y en rampa que descarga directamente y finalmente, aprovechando las instalaciones se instala un alambique profesional cuyo aporte de calor se hace mediante una caldera de gasoil.

Con el paso de los años, Licores Berrimes sigue vendiendo uvas para la elaboración de vino y destilando orujo en su destilería, hasta que finalmente, toda esta experiencia se vuelca en la elaboración de licores tradicionales y artesanos , pudiendo de este modo tener la experiencia necesaria para poder hacer una buena selección de los distintos orujos de uva y con ello obtener la mejor aguardiente de orujo.

Toda esta evolución dio lugar a los licores que hoy en día elaboran, con un aguardiente seleccionada para obtener unos licores con altas graduaciones y con el sabor típico de la “caña” gallega e ingredientes totalmente naturales.