Pastos do Enxilde son productores de carnes y embutidos a base de pastos regados por las borrascas Atlánticas de la Costa da Morte. Carnes y embutidos de animales que viven en semilibertad, sin contacto con el estrés ni con los antibióticos. Por lo que, además, se les permite disfrutar de su vida sexual de una manera natural. Las razas autóctonas gallegas transforman el verde en proteína y grasa saludables para el organismo.

Pero, lo más importante son las características organolépticas de sus carnes. Entre las que destaca el color de su carne, más oscura. Esto se debe a que son animales atléticos, con una alta tasa de miohemoglobina, consecuencia de su libertad. También, al contactar con las papilas gustativas, esta carne traslada a sabores de antaño, de las cocinas de las aldeas gallegas. Por otra parte, durante la masticación, tiene una textura suave aportada por la equilibrada presencia de proteínas y grasas filtradas. Por último, sus abundantes sustancias volátiles definen aromas que son identificadoras de las carnes del ganado libre.

Las razas autóctonas gallegas son aquellas seleccionadas por nuestros antepasados por ser las que mejor se adaptaban al clima galaico. Son animales capaces de transformar el sotobosque gallego en carne de alta calidad. Además, con una alta salubridad, pues se encuentran constantemente en un ambiente sin ningún tipo de estrés y con todo el bienestar animal posible. Y además, son las mejores aliadas en la lucha contra los incendios forestales.

Históricamente pasaron de ser las únicas razas existentes en Galicia a estar en peligro de extinción, y todo ello debido a su bajo rendimiento cárnico comparadas con otras razas de producción industrial, especialmente en la segunda mitad del siglo XX, pero ahora en el siglo XXI, están volviendo a su esplendor, ya que cada vez hay más gente preocupada por la alimentación saludable de su familia, y por la recuperación de los sabores de antaño. Desde Pastos do Enxilde, piensan que las han salvado su calidad y su salubridad.