Ápice do Caurel nace como un proyecto madurado en bosques de castaños y campiñas de la sierra que da nombre a la productora, Caurel. Con fuerte tradición apícola familiar y con una flora única en la zona animó a estos productores a comenzar esta andadura.

Cada uno de los colmenares de Ápice son elegidos a capricho, ya que no solo buscan una orientación exquisita hacia el Sur o una fuente de agua próxima. Aunque esto lo tienen garantizado ya que, múltiples afluentes bañan las laderas de la sierra de Caurel ara acabar en grandes ríos que dan al río Sil su fama.

MIEL DE GALICIA

La miel recolectada en cada colmenar tiene una seña de identidad: lavanda, castaño, romero o cerezo son sabores que se dejan entrever en la miel de Ápice. Sin embargo, la joya del Caurel es el brezo. Por otra parte, la erica tiene una gran presencia en la sierra. Se trata de un género de flores que como si de un gran tapiz se tratase, adorna de morada todas las primaveras las faldas del Caurel. Con un marcado color rojizo y un sabor dulce y robusto con notas amargas es la seña de identidad de Ápide del Caurel.

Durante el proceso de elaboración de la miel, Ápice recolecta la misma con mucho mimo, realizando un proceso artesanal en sus salas de extracción. Dejando el período necesario para un buena maduración y con una climatización adecuada, se consigue una miel de textura y aromas únicos. Con estrictos controles sanitarios y avalados por el distintivo de Miel de Galicia, se conforma un producto natural sin ningún añadido. Ápice do Caurel busca poner en valor lo sostenible y saludable, al tiempo que cuidan del medio ambiente y favorecen el proceso de polinización. Por eso, no solo se recolecta miel en este lugar, la gran variedad de especies que producen polen brindan la oportunidad de obtener un polen de gran calidad.

.