Conservas La Brújula

Conservas La Brújula comenzó su andadura en el año 1999. Un proyecto que nació del entusiasmo de un grupo empresarial, Grupo Delgado, ligado al sector conservero desde 1997. Con la ilusión, el empeño y la pasión de comenzar un negocio. Querían que marcara un cambio trascendental en la forma de hacer conservas. Era un sueño y, a la vez, un reto difícil que estaban seguros de emprender.

La Brújula selecciona la mejor materia prima de las rías gallegas y el Cantábrico. Sólo adquiere los pescados y mariscos en campaña y durante las épocas de mayor calidad. Especialmente exigentes con el origen de las materias primas utilizando únicamente mariscos gallegos y pescado del Cantábrico. Paralelamente, mantienen un compromiso con el mar, defendiendo la pesca sostenible y respetando las vedas y los límites de captura.

En su proceso de elaboración, no cuentan ni con cortadoras automáticas ni máquinas empacadoras. Por eso, esta conserva se presenta artesana y cuenta con trabajadoras con amplia experiencia profesional. Durante este proceso siempre se tiene en cuenta una limpieza exhaustiva, control de tiempos y de temperaturas para garantizar la máxima calidad.

Por otra parte, se desconoce qué son los estabilizantes y los coadyuvantes. En su cocina sólo se utiliza cebolla, pimientos, aceite de oliva y otros ingredientes naturales. Por eso, no empelan ni conservante, ni colorante, blanqueantes manteniendo estrictos controles de calidad. En definitiva, cocina casera y a fuego lento para unas salsas que son el mejor y más delicado aderezo de las conservas de La Brújula.

Por último, se necesita resaltar el especial cuidado que La Brújula tiene para garantizar el futuro de la biodiversidad marina. Por eso, defiende los métodos de pesca responsables y selectivos. Además, facilitan el origen de la materia prima desde el punto de captura hasta la mesa. En definitiva, cuidan el medio ambiente y un ejemplo, es la construcción de una depuradora soterrada en su fábrica que evita un impacto negativo en el entorno.